Ser docente, Ser persona

Porque enseñar es recrearse constantemente 

Está formación propone un acercamiento a la investigación crítica de la identidad personal-profesional a través de la reflexividad y el auto- conocimiento, la auto-exploración y la auto-transformación. Este conjunto está puesto en marcha con la finalidad de conseguir lo que se conoce como la renovación docente. Dicha renovación va más allá que el conocimiento, ya que toca temas existenciales como ‘el sentido’ y ‘la vocación’, e incluye la posibilidad para cada docente de renovar su compromiso consigo mismo, y por ende con el otro.

Dirigido a

Propósito

Docentes de todos los niveles de Educación Pública.

Apoyar de manera creativa e innovadora la formación y renovación del docente.

Perfil de egreso

El docente habrá desarrollado su creatividad, autonomía y capacidad de tomar riesgos; aumentado su capacidad de ver su co-responsabilidad en lo que sucede o no sucede en la escuela; cultivado su sensibilidad hacia la existencia de la diversidad de estudiantes y colegas; asumido mayor compromiso con la dimensión socioemocional de la educación y revalorado el potencial transformativo de la educación.

“Darse un respiro, permite enfrentar los miedos, despojarse de la vergüenza, dejarse guiar por las emociones, sentir el cuerpo y permitirle expresarse, se traduce en deseos de cambiar, de ser una mejor docente, buscar que mis alumnos puedan conocer esas emociones a través del juego, del baile… deseos que había perdido dejándome absorber por lo oficial.”
(Docente. Curso Ser Docente, Ser Persona. Nivel 1, 7a Generación, Octubre 2017) 

Se organiza en cuatro módulos intensivos, mismos que conforman un viaje desde la exploración inicial de si mismos y su expresión, hasta la identificación de propuestas de cambio. Se realizan en modalidad de retiro-campamento, es decir, los docentes permanecen en la sede dos noches y tres días (en fin de semana).

Modulo I: Haciendo contacto

Pretende desarrollar nuestra capacidad de poner atención aguda al presente (el famoso aquí y ahora de la psicoterapia). Es mediante el desarrollo de esta capacidad que podemos llegar a conocer con más detalle qué es lo que nos pasa, y por ende, tener más información para armar el rompecabezas de nuestra identidad.

Modulo II: Hablando verdades

Hace una invitación a los participantes a ir un poco más allá de nuestras formas habituales de contar nuestras vidas. El trabajo de decir verdades permite un acercamiento cada vez mayor a nuestras motivaciones profundas, y por lo mismo, crea nuevas perspectivas para entender nuestros comportamientos y relaciones. 


Modulo III: Rostros y Voces

La vida nos exige pasar por muchos roles. Al indagar sobre estos roles también podemos descubrir cómo nos escondemos dentro de ellos, convirtiendo así al rol en una máscara desde donde podemos ver a los demás y que nos puede llevar a perder contacto con nuestras verdades. 

Modulo IV: Mi camino

Es una oportunidad de aprender a desaprender, crear consciencia de nuestra actuación en la cotidianidad, y asumir nuestra capacidad de auto-creación. Se promueve el compromiso de ser cada vez más hábiles para responder adecuadamente a la realidad de cada situación.